Washoku: la cocina de los cinco principios

Ingredientes

Ingredientes

WASHOKU O LOS CINCO PRINCIPIOS

La filosofía de washoku se centra en cinco principios que están relacionados tanto con el balance nutricional como con la armonía estética. Los tres primeros están relacionados con la preparación de los alimentos, el cuarto esta relacionado con los cinco sentidos y el quinto principio esta relacionado con la parte espiritual y filosófica.

Estos cinco principios son:

Los cinco colores o go shiki lo cual sugiere el uso del rojo (zanahoria, pimiento), amarillo (papa, jengibre), verde (chicharo, brócoli), negro (berenjena, hongos) y blanco (cebolla, nabo japonés). Las vitaminas y minerales entran en balance de forma natural al utilizar estos vegetales de forma balanceada.

Los cinco sabores o go mi representan el balance de salado, acido, dulce, amargo y picante lo cual da como resultado un platillo placido y estimulante sin abrumar.

Las cinco formas de preparación o go ho esta relacionado con las técnicas de cocción, al hacer esto podemos equilibrar la cantidad de grasa y calorías en una comida completa.Los cinco sentidos o go kan sugiere que la experiencia del comer incluya el gusto, la vista, el sonido, los aromas, y el tacto.

Finalmente las cinco formas de servir o go kan mon son reglas que tienen su raíz en el budismo. Estas son: respetar y agradecer el esfuerzo de quienes siembran y preparan los alimentos, llevar a cabo acciones constructivas que hagan valer el recibir los alimentos que nutren a nuestro cuerpo, elaborar y recibir estos alimentos felices y agradecidos, nutrirnos para contribuir a nuestro bienestar temporal y espiritual y finalmente determinarnos en nuestro intento hacia la iluminación.

Actualmente, la dieta japonesa (basada en estos principios) es considerada como una de las dietas mejor balanceadas a nivel mundial, afortunadamente estos lineamientos los podemos aplicar a cualquier cocina y con todo tipo de ingredientes. Con esta finalidad hemos creado Oishi, un lugar en donde podemos aprender la aplicación de ésta filosofía ancestral a nuestra alimentación diaria, porque bien dice el refrán: “Somos lo que comemos.”

Deja un comentario